Cusco
97 artículos
El último refugio de los Incas
Haga clic para calificar el artículo

Vilcabamba – El último refugio de los Incas

A la sombra de la cordillera de los Andes, escondida debajo de toneladas de vegetación de la selva amazónica, yacía uno de los tesoros secretos más increíbles de Perú. Vilcabamba fue el último refugio de los incas antes de que su imperio, el más grande que haya existido en el hemisferio occidental, fuera destruido por los españoles. Su ubicación exacta fue un misterio durante cientos de años y fue definitivamente identificada hace solo unas décadas.

Vilcabamba el ultimo refugio de los incas
Vilcabamba fue el último refugio de los incas luego de la invasión española

El último refugio de los incas, Vilcabamba

Se sabe que fue un refugio fundado por Manco inca, para albergar lo último que quedaba del imperio de los incas. Evadieron la conquista española hasta la derrota final en 1572, 40 años después que la llegada de Francisco Pizarro y los invasores.

La selva amazónica escondió durante siglos una de las leyendas más emocionantes acerca de la ciudad perdida de los incas. Luego de la invasión española, los últimos gobernantes incas partieron a lo que sería “el último refugio de los incas”, en medio de la selva. Vivieron allí entre 1536 y 1573. Esta ciudad fue bautizada como Vilcabamba y lo último que se supo de ella antes de que el imperio cayera por completo, lo describe el fraile y cronista español Fray Martin de Murúa en su libro Historia General del Perú, de la siguiente manera:

“El clima es tal que las abejas hacen panal como las de España en las tablas de las casas, y el maíz se cosecha tres veces al año. Es una buena tierra agrícola y el agua utilizada para regar la tierra aumenta el rendimiento de la cosecha. Cacao, caña de azúcar, mandioca, batatas (papas) y algodón son abundantes aquí. La ciudad tiene una ubicación de media legua de ancho (igual que Cusco), pero cubre una larga distancia de longitud. Aquí criaron loros, gallinas, patos, conejos locales, pavos, faisanes, curassow (tangaras), guacamayas y miles de otras aves con varias plumas brillantes. Guayaba, pecana, maní, papaya, piña, aguacate y otros árboles frutales.

Las casas y los cobertizos estaban cubiertos de paja hecha de juncos y hojas de palma. Los incas tenías un palacio de diferentes niveles, cubierto de tejas y pintado de una gran variedad de pinturas en su estilo, algo que vale la pena ver. Había una gran plaza en la ciudad, lo suficientemente grande para albergar a un gran número de personas. Las puertas del palacio estaban hechas de cedro aromático, que es abundante en este lugar. Las mansardas también fueron hachas de cedro.

Los incas disfrutaron casi de los mismos lujos, grandeza y esplendor del Cusco en esta lejana tierra, o más bien en el exilio. Para los indios trajeron todo lo que pudieron obtener de afuera para su satisfacción y placer. Y disfrutaron de la vida allí.“

Vilcabamba – La verdadera ciudad perdida de los incas

La megalítica ciudad inca de Vilcabamba, conocida también como “Espíritu Pampa”, es la que buscaba Hiram Bingham cuando tropezó con Machu Picchu. Debido al asedio de ciudades como Cusco, Pisac y Ollantaytambo, el inca y sus seguidores huyeron hacia este retiro en la jungla luego de la derrota en Ollantaytambo en 1536.

Sin saber que esta era la ciudad que tanto había buscado, “la ciudad perdida de los incas”, Hiram Bingham llegó a este lugar también en 1911, pero no se dio cuenta de su importancia y tamaño. Durante siglos, luego de la desaparición de los incas, el bosque tropical cubrió por completo la ciudad de densa vegetación, Bingham solo pudo ver algunos edificios a los que desafortunadamente no les presto mucha atención.

Construcciones incas en Vilcabamba que sirvieron como refugio de los ultimos incas
Construcciones incas en Vilcabamba que sirvieron como refugio de los últimos incas

Dónde se encuentra Vilcabamba y cómo puede llegar allí

Vilcabamba se encuentra en la selva ala de Perú a 1,000 msnm, cerca del pueblo Espíritu Pampa. Puede llegar a este luego de un largo viaje por carretera desde Cusco, a través de la ciudad de Quillabamba y una caminata de varios días. Llegar a la verdadera “ciudad perdida de los incas” es una de las aventuras más emocionantes que puede tener. Alberga una gran colección de hermosas ruinas, aunque gran parte de ella todavía se encuentra bajo la densa vegetación.

El re-descubrimiento de Vilcabamba

Solo en 1964, Gene Savoy (explorador estadounidense) y su club andino de exploradores llegaron hasta este lugar. Savoy encontró los rastros de los camino incas que cruzaban las cumbres de Marcacocha y pudo revelar numerosas ruinas enterradas, más allá del claro al que llegara Hiram Bingham. Descubrieron restos de alrededor de 60 edificios y casi 300 casas cubiertas de musgo, líquenes, enredaderas y densa vegetación selvática. La selva tropical tomó el control del lugar, con grandes árboles de 30 metros de alto que cubrieron las ruinas derrumbadas.

Estos descubrimientos convencieron que Espíritu Pampa se trataba de una ciudad importante, y que podría ser Vilcabamba. Encontró las ruinas principales a 600 metros de los edificios descritos por Bingham, en Eromboni- Pampa. Había un templo de 24 puertas y 69 metros de largo, y un palacio hundido de alrededor de 100 metros de largo. Las casas fueron construidas en plataformas, al parecer para ser protegidas de las inundaciones. Hubo un palacio adosado de 43 metros de largo y, “la casa de los nichos”, de 43 metros de largo.

Savoy quedó asombrado con las tejas curvas primitivas; algunas casas estaban cubiertas de azulejos, como una imitación de la arquitectura española, en lugar de las frecuentes hojas de palma. Los edificios estuvieron construidos con adoquines unidos con arcilla; al parecer los incas no trajeron consigo mano de obra que pudiera hacer construcciones tan asombrosas como las que pueden verse en Machu Picchu u otras ciudades del Valle Sagrado de los Incas.

Trekking a Vilcabamba- la ciudad perdida de los incas

En la actualidad es posible visitar Vilcabamba, pero es una caminata considerada de alta dificultad, recomendada solo para excursionistas experimentados. El sendero desciende de gélidas montañas de los Andes centrales, hasta la selva alta del Amazonas; recorrerá terreno escarpado y riesgoso en algunos lugares. No obstante, una visita al último refugio de los incas debe ser una de las experiencias más gratificantes que puede tener en la vida.

Su ubicación extremadamente remota hace que solo unas cuantas decenas de personas la visiten cada año. En realidad es posible que usted y su grupo (si lo tiene) se encuentren prácticamente a solas en esta antigua ciudad perdida. Es una mágica experiencia diferente a mucho de lo que haya visto en su vida, incluso a la misma ciudad inca de Machu Picchu.

Consejos de gente que ha estado allí

Vilcabamba

El editorPor: El editor

“Acerca de Vilcabamba“

“Lo sentimos, no tenemos comentarios acerca de la ciudad inca de Vilcabamba“

 

Por Ticket Machu Picchu – Ultima actualización, 4 noviembre, 2017

 


 

 

Síguenos:  
Chat now