Qenqo
2 artículos
Datos sobre el sitio arqueológico de Qenqo
Haga clic para calificar el artículo

Datos interesantes sobre el sitio arqueológico de Qenqo

Qenqo (3,580 metros sobre el nivel del mar) es uno de los atractivos arqueológicos más importantes de Cusco. Se ubica a solo 4 kilómetros de la ‘Ciudad Imperial’ y a pocos metros de Sacsayhuamán, Tambomachay, Puca Pucara y otros importantes sitios incaicos. Este centro arqueológico debió gozar de mucha importancia debido a los asombrosos restos que aún se erigen a pesar de la destrucción causada por los españoles en el lugar. Se cree que allí se adoraban a los dioses incas como el sol, la luna, las montañas y la tierra. Aún hoy existen muchos misterios que rodean a este lugar. Conozca 8 datos interesantes sobre este increíble lugar.

Datos sobre Qenqo
Estos son algunos datos interesantes sobre el misterioso complejo arqueológico de Qenqo

Qenqo significa ‘laberinto’ debido a las galerías subterráneas debajo de sus estructuras de piedra. Al igual que Sacsayhuamán, Tambomachay y Puca Pucara; es uno de los principales atractivos arqueológicos cercanos al Cusco. El ingreso es con el Boleto Turístico del Cusco.

¿Laberinto inca?

Qenqo (también conocido como Kenko) es una palabra quechua (Q’inqu) que quiere decir ‘laberinto’. Este hace referencia a las galerías subterráneas en varias direcciones y a los canales sobre piedra en forma de zigzag. Este nombre fue puesto por los españoles tras la conquista. El nombre original inca se desconoce. Aunque gran parte de sus construcciones (acueductos, terrazas, senderos, colcas y baños litúrgicos) fueron destruidas por los conquistadores, aún hoy es posible apreciar la destreza con que los incas labraban las piedras.

Galerías subterráneas

Qenqo se encuentra en el actual cerro Socorro. Este lugar abarca un área de hasta 3,500 metros cuadrados de tierra rocosa. Este terreno fue ideal para la construcción de galerías subterráneas las cuales son uno de los principales atractivos del sitio. Estas conducen a varios espacios del complejo arqueológico. Al igual que Puca Pucara y Sacsayhuaman, la existencia de estos túneles subterráneos o ‘chincanas’ gozaban de gran importancia. Incluso se cree que en la fortaleza de Sacsayhuamán existe un túnel que conecta con el Coricancha (Templo del Sol).

Las galerías subterráneas de Qenqo
Galerías subterráneas de Qenqo

Camino chico, camino grande

El Sitio Arqueológico de Qenqo se divide en dos lugares según los caminos que conducen a él: el camino chico y el camino grande. El primero cruza una ladera del cerro Socorro. El segundo es el más largo, el cual se encuentra a los pies del cerro y conduce de Sacsayhuamán a Pisac. Qenqo grande abarca la mayoría de las actuales construcciones turísticas como las galerías subterráneas Qenqo chico, en cambio, está casi completamente destruido a excepción de algunos muros de piedra tallada y el trazo urbanístico del sitio.

Anfiteatro

Al mismo estilo de los anfiteatros romanos, los incas construyeron en Qenqo una plataforma semicircular de 55 metros de longitud rodeada de hornacinas inconclusas. En medio se encuentra un enorme bloque de piedra (6 metros) de forma irregular erigido en un bloque rectangular. En este lugar se encuentra el pasaje labrado que lleva a las galerías subterráneas. Aunque popularmente se le conoce como anfiteatro, su objetivo aún es incierto. Se presume que este lugar debió servir de centro ceremonial. La destrucción ocasionada durante la conquista no permite apreciar la verdadera majestuosidad del sitio.

Construcción en seno para hacer ofrendas de sangre o chicha
Piedra tallada en donde se ofrendaba sangre y chicha

Sangre o chicha

Al igual que muchas culturas antiguas, los incas ofrendaban la sangre de diferentes animales para rendir culto a sus dioses. Incluso llegaron a hacer sacrificios humanos. Entre los elementos más utilizados para estos ritos están la sangre de llamas, alpacas, o chicha, bebida fermentada en base de granos. En Qenqo hay una elevación rocosa que conduce a una escalera de piedra labrada hasta la cima. Allí los incas trabajaron un agujero que desciende en zigzag hasta dividirse en 2 puntos, uno hasta las galerías subterráneas y la otra que continua en pendiente. Se presume que en ella se ofrendó chicha o sangre de llama.

Intihuatana

Uno de los principales atractivos de la Ciudadela Inca de Machu Picchu es el Intihuatana (‘lugar donde se ata el sol’) u observatorio astronómico para calcular la posición solar. Una construcción parecida existe en varios importantes recintos arqueológicos como Ollantaytambo y Qenqo. Este último se encuentra sobre la base de una roca en donde destacan dos pequeñas formaciones cilíndricas. Esta estructura lítica debió servir de observatorio astronómico donde se calculaba los cambios de estación así como adoratorio al sol, la luna y las estrellas.

Vista del Intihuatana de Qenqo
Intihuatana, estructura que sirvió de observatorio astronómico

El Templo de los monos

A 500 metros de Qenqo grande sobresalen unas construcciones de roca tallada irregularmente denominada Cusillachayoc, palabra quechua traducida como Templo de los monos. Esta roca posee figuras zoomorfas en relieve de las cuales destacan las formas de serpientes y monos; lo cual le dio el nombre al recinto. Debido a la destrucción del lugar, muchas de las principales estructuras se encuentran deterioradas. En el sitio se aprecia los restos de un conducto de agua y la roca cuya figura probablemente fue la de un puma.

Sacrificios humanos

Los incas realizaban sacrificios humanos denominados ‘capacocha’. En Qenqo se cree que existió una sala mortuoria denominada ‘Sala de los sacrificios’. Esta plataforma tallada en una roca de gran dimensión se asemeja a un gran asiento y se encuentra en las galerías subterráneas. En esta estructura se labraron pisos, paredes, techos, nichos y otras formas en las cuales, se presume, se realizaron sacrificios humanos y animales así como embalsamientos. La sala mortuoria es uno de los espacios del recinto en mejor estado.

Vista de la roca de sacrificios humanos de Qenqo
Sala de los sacrificios

¿Cómo llegar?:

Desde la plaza de armas en bus toma unos 15 minutos llegar a Qenqo. Se puede contratar un City Tour o un servicio privado. A pie demora 50 minutos aproximadamente. El ingreso es con el Boleto Turístico del Cusco.

Horario de atención:

De lunes a domingo de 07:00 a.m. a 06:00 p.m.

Consejos de gente que ha estado allí

Qenqo

Héctor Daniel.Por: Héctor Daniel.

“¡Visita muy buena, cercana a la ciudad!“

“Qenqo brinda una de las mejores vistas panoramas de la ciudad. Posee una conducto rocoso con una sala interior, con una roca tipo mesa que podía ser tanto para sacrificios como para embalsama“

 

Por Ticket Machu Picchu – Ultima actualización, 29 septiembre, 2018

 

Síguenos: